Lourdes Batista, poeta en toda su extensión y consecuencias

Por Omar Messón

En Lourdes Batista, la poesía lo baña todo, lo enchumba de sus sentires, de sus cuitas, de sus dones. Es el decir que ausculta los miedos, es esa reconfirmación de la existencia, de las sublimes locuras, de la soledad.

Su poesía, sin caer en el prosaísmo panfletario, es denuncia, es descubrimiento del ente, del respiro, de la humanidad.

Se advierte en esta poética una preocupación existencial despojada del trágico sentimiento de la vida en la cual la poeta entroniza la realidad que la circunda para destronar la estulticia. Es esta escritora una suerte de oficialización del ser humano como tal, virtuoso e imperfecto, orador y sensible, soñador y vigía, posibilidad de perfección y desencanto.

Adentrarse en el mundo de la poesía de Lourdes Batista es penetrar a la habitación de su vida, a su angustia de mujer, a su compromiso existencial, a su plegaria.

Esta poesía nos llena porque desde ella se nos vacían las dudas, desde ella podemos palpar que una mujer, antes que representante de un género, es un ser humano, y eso es lo que es Lourdes Batista, un ser humano en toda la extensión de sus consecuencias.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *