LOURDES BATISTA

Arañas locas

Me adueño de tus manos
y dibujo con ellas
una casa junto al pozo.
Mi boca está llena
de arañas locas
con las que desnudo mi pelo.

Hoy tu nombre es sólo un
pedazo de silencio
en el exilio.

Mis horas con Safo

Mis horas con Safo,
horas de pájaro muerto
en el silencio del acero distante.
Horas multiplicadas
por ventanas vacías.
Puertas invisibles
me arrastran a la eternidad.
Malévolas,
me separan oscuramente
de tu boca.
Horas malditas que definen
con su ritmo la certeza
anti-verdad que Dionisio quiso suya
y sólo tú podrás crear.

Tengo miedo de las horas
que se quedan mirando
la verdad que no te alcanzará.

Somos ángeles caídos
en unas medias rotas de mujer.

Ángeles sin rostros,
sin nombres,
esclavos de un deseo.

Horas solas por las que
vivo agonizando
me acercan a tu boca:
pez transfigurado.

 

Eva

Una mujer deambula
por la Rue Vernet.
Va desnuda con las manos
repletas de sueños.
Lleva una manzana podrida
entre sus piernas.
Arrastra consigo el veneno
de unos besos malditos.

Lourdes Batista en Nueva York: Entre Letras

La mujer desnuda camina rauda por las calles de las grandes ciudades, despojada de prejuicios, más allá de la visión cotidiana. Es diáfana como una niña, por eso es capaz de estar en todos los lugares y tiempos de manera simultánea, viviendo en el pasado de la añoranza, meciéndose sobre las piernas de sus antepasados, en el espacio teñido de melancolía que la vio nacer, para emerger adulta en la dúctil realidad de la sociedad urbana.
Camelia Michel Díaz
Escritora, poeta

Libros de Lourdes Batista

EnglishFrenchGermanHungarianItalianPortugueseSpanish
Add to cart